Hace dos semanas acabó el campo de trabajo "Construyendo Puentes" en Almería. Sigo con el corazón lleno y muy agradecido saboreando la experiencia, dejando que aquella realidad con toda su hondura siga dejando huella y siga no dejándome indiferente.

El campo comenzó el sábado 13 de Julio. El punto de encuentro era el colegio de “Virgen de la Paz” de Piedras Redondas. Aprovecho para dar las gracias a mis hermanas Hijas de Jesús por su acogida y por hacernos las cosas tan fáciles y por hacernos sentir en casa. El sábado nos fuimos uniendo todos, los 18 jóvenes universitarios que venían de distintas partes de España a vivir a fondo esta experiencia: Almería, Bilbao, San Sebastián, Pamplona, Madrid, Vitoria y Sevilla.  En concreto lo que hemos hecho ha sido colaborar con la Parroquia de San Ignacio (de Jesuitas) en la Escuela de Verano. Allí nos esperaban unos 60 niños deseosos de conocernos, disfrutar y aprender. El ritmo ha sido intenso. Salimos del colegio a las 9,30 y regresábamos sobre las 18,15. Tiempo de estar, de jugar, de educar a los niños y sobre todo de acompañarles y quererles.

Allí también hemos tenido el regalo de hacer equipo con los monitores del barrio: Josefran, Jorge,Yayi, Luis y Adrian. Han sido días de ir conociéndonos y haciendo vínculo. Gracias por vuestro apoyo y vuestra entrega generosa.

Y como toda experiencia MAGIS el grupo de jóvenes continuaba sus dinámicas a la vuelta con el círculo MAGIS, los acompañamientos, el examen ignaciano.

Tuvimos el regalo de tener distintos testimonios. Gracias por tantas personas concretas que encarnan a Jesús allí donde están y viven: mis hermanas Hijas de Jesús y hermanos Jesuitas, y tantos laicos comprometidos con esa realidad, que viven y se implican en el barrio de Piedras y Los Almendros, en la realidad sufriente de la migración.  Sus testimonios me transmiten que son mujeres y hombres apasionados con lo que hacen, que muchas veces ese hacer consiste en estar, acompañar y permanecer, con muchas dosis de paciencia, siendo conscientes que los procesos transformadores son lentos. Gracias por vuestras vidas que me hablan de entrega gratuita y de mucho Dios. Todo esto me habla de aprender a descalzarme ante la tierra que piso que es muy sagrada, respetando ritmos, procesos y aprendiendo a estar.

  

Es el tercer año que he sido enviada a acompañar a los jóvenes que se animan a vivirla y de nuevo vuelvo con el corazón agradecido, muy tocado por todo lo vivido y compartido estas dos semanas. Gracias, Señor, por haber compartido y vivido con jóvenes entregados, en búsqueda y comprometidos, jóvenes que sueñan un mundo mejor y se ponen manos a la obra. Gracias porque he sido testigo de que TÚ pasas por cada uno, sales al encuentro y mueves los corazones Ha sido un regalazo compartir con todos ellos: Ana, Antonio, Carlos, Carmen, Elena, Enrique, Grecia, Guillermo, Iciar, Iker, Isabel, Javier, Maria M., María V.,  Monica, Naiara, Nerea, Sara y Stefania. Esta es una de las buenas noticias que me llevo, como yo suelo decir, uno de esos regalos impagables: jóvenes sinceros, auténticos, inquietos, buscadores de Dios, soñadores y muy comprometidos.

Otro buena noticia es que esto es posible gracias a un equipo que hemos estado y que ha ido creciendo: Ana Benito, Ana Suquia, Lorea Chocarro, Luis Arranz SJ y Javier Dias Sj.  Entre todos hemos ido construyendo y poniendo todo lo mejor para poder acompañar bien esta experiencia, poniendo todo lo mejor para que estos jóvenes se dejaran afectar por la realidad, las personas, y en todo ello fueran descubriendo ese Dios, que es amigo de la VIDA.

Es el tercer año que voy y el tercer año que piso tierra sagrada. Entrar en Piedras y Los Almendros personalmente tiene algo especial. Se respira y se vive mucha sencillez y mucha acogida. Donde los vínculos permanecen para siempre y donde siempre te abren la puerta, la puerta de su corazón y de sus casas. GRACIAS.

Puedo decir que a lo largo de estos días todos, los jóvenes y el equipo de monitores, hemos formado una comunidad, donde las palabras claves han sido libertad, sinceridad, búsqueda, familia, puente, ser, autenticidad, confianza, fe, Jesús, familia, cariño, vínculo.  Dios ha estado muy  presente y cuando deseamos que Dios sea el Señor de nuestras vidas, fluye la VIDA VERDADERA.

Vuelvo muy agradecida y con el corazón lleno de nombres. GRACIAS.

Naike Martín Palomeque FI

 

 

No os perdáis las experiencias de:  

Javier Aparicio

Stefania Merino

Guillermo Recalde

María Villarta

Mónica Villanueva

Isabel de la Peña 

Iciar Márquez

Iker Veloso

Carmen Villanueva 

 

Álbum de fotos

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern
powered by social2s