Noticias

El domingo 4 de abril acabábamos la Pascua dando gracias a Dios porque todos los que habíamos estado compartiendo durante cinco días online coincidíamos en que habíamos experimentado mucho a Dios. Ese Dios que se nos hizo presente a través del encuentro personal con Él, a través de la escucha del testimonio de otras personas, a través del compartir en grupo, a través de la comunidad de #JóvenesFI que fuimos construyendo. 

Han sido cinco días de experiencia.  El lema de la Pascua ha sido: REPÁRAME. CONTIGO TODO SE RENUEVA. 

Comenzamos el miércoles 31 de marzo, disponiendo nuestro corazón a vivir a fondo y con otros, estos días acompañando a Jesús. Fue momento de presentar la Pascua y de presentarnos: las acompañantes y el grupo de Jóvenes FI. Un grupo muy diverso, de distintos lugares y con distinto vínculo con las Hijas de Jesús: monitores de Alcor, antiguas colegialas de nuestros Colegios Mayores de Madrid y Salamanca, jóvenes vinculados a experiencias de verano (campos de trabajo, Taizé, sentido sur –Bolivia), jóvenes que siguen en grupos de vida que han nacido a raíz de la experiencia “Encontrar alegría Bolivia”, profesores jóvenes…

Hemos seguido un mismo “ritmo de encuentro” cada día: 

  • Primer momento: un ratito de oración que nos ayudaba a disponernos a vivir el día. 
  • Segundo momento: una actividad que ayudaba a profundizar y personalizar la experiencia propia de ese día de la Pascua.  
  • Tercer momento: un rato de compartir en grupos pequeños.
  • Cuarto momento: unirnos de nuevo toda la comunidad para ser enviados a vivir con hondura y sentido el resto del día y despedirnos hasta el siguiente día.

  • El Jueves Santo, el sublema que nos acompañó fue: REPÁRAME PARA SERVIR.

Nos ayudaron mucho los testimonio de Irene y Pilar Brufal FI. Las dos nos contagiaron su pasión por Jesús. Irene es una joven que se ha bautizado con 23 años, así que, con una experiencia y un lenguaje fresco, ponía palabras a lo que muchos de los que la estábamos escuchando habíamos vivido y estábamos viviendo. Tomando palabras textuales suyas. “Me siento privilegiada porque Dios se ha empeñado conmigo”. ¡Gracias Irene por dejarte abrazar por ese Dios de la vida y porque con mucha sencillez nos transmitiste tu encuentro con Jesús!

Pilar, Hija de Jesús, recientemente enviada de Myanmar a Tailandia, que está viviendo muy de cerca la situación compleja de tantos y tantísimos refugiados, nos compartió su vocación como Hija de Jesús y cómo se vive en proceso con Aquel que la ha llamado y la sigue llamando, convocando y enviando. Nos dejó una gran pregunta: ¿Qué te apasiona y te hace libre hasta el punto de entregar tu vida en libertad? ¡Gracias Pilar por tu testimonio tan auténtico, tan verdadero, tan de Dios!

  • El Viernes Santo, el sublema que nos acompañó fue: REPÁRAME PARA ENTREGARME

Nos ayudó el Viacrucis actualizado que estuvimos rezando y construyendo de manera individual. Poco a poco, paso a paso, fuimos acompañando a Jesús y a los crucificados de nuestro mundo, en esta realidad de dolor y sufrimiento tan real y sangrante hoy, a la vez que éramos testigos de mucha entrega de amor y por amor… Nos acompañaron testigos en el camino, como Etty Hillesum: “Tú que me diste tanto, Dios mío, permíteme también dar a manos llenas. “

  • El Sábado Santo, el sublema que nos acompañó fue: REPÁRAME PARA ESPERAR. 

El formato online permitió vivir a fondo este día de espera, fracaso, duda, incertidumbre…Para ello contamos con el testimonio de Marisa Ayerdi, que compartió con nosotros su vida, sus duelos y aprendizajes. Desde su experiencia nos compartió que de los duelos nacen oportunidades y que necesitamos darnos tiempo y espacio. Mujer comprometida, auténtica, creíble, creyente. ¡Gracias Marisa por la LUZ que nos transmitiste!

  • El Domingo de Pascua, el sublema que nos acompañó fue: REPÁRAME PARA RESUCITAR. 

Día para descubrir los signos de vida en cada uno, en la comunidad y en el mundo. Fuimos testigos de cómo otra Hija de Jesús, Matilde Polanco en Venezuela, vive este Misterio Pascual, entretejido de muerte y vida en lo sencillo y cotidiano de esa realidad; con un profundo sentido de Cuerpo, aun llevando casi dos años sola como Hija de Jesús allí. ¡Todo un signo de resurrección! 

Tuvimos un espacio para pararnos personalmente y recoger lo que en esta Pascua nos había regalado. Acabamos todos mostrando un símbolo que recogiera ese regalo del Señor. Fue un momento precioso de tocar nuestras tierras sagradas, de un compartir y una escucha honda y auténtica. 

Soy testigo de que, a pesar de la frontera de la pantalla, desde el principio y hasta el final se creó un ambiente muy bueno, de confianza y respeto, de oración, de compartir profundo y de proceso. 

Soy testigo de que en esta Pascua online de #JóvenesFI ha habido mucho Dios, mucha vida, mucho proceso y mucho dejarme hacer y dejarnos hacer. Ha sido un regalo impagable vivirla desde dentro. 

Doy gracias por el grupo de acompañantes, formado por el Equipo de Pastoral Juvenil Vocacional (Ana Benito, María de la O FI, Pakea FI y Naike FI) junto con Ana Zubiri FI, M.Carmen Jiménez FI y Pilar Brufal FI; que fuimos testigos de ese Dios que se hizo tan presente en esta Pascua. Gracias a Saray por su entrega, dedicación con el Instagram. Se nota que hay mucho cariño y cuidado. Y gracias por haber podido vivir estos días en el C.M. Berrospe con Ana y Saray, con las que he podido compartir y vivir a fondo esta Pascua.

¿Qué regalo/s les ha hecho el Señor a los jóvenes que han participado? Estos días distintos JóvenesFI os lo irán compartiendo. 

 

Naike Martín FI

Coordinadora del EPJV

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Tu resurrección es un regalo que acontece hoy. La vida se nos regala en ti, en tu servicio y entrega. Nuestro futuro está teñido de resurrección que alienta lo cotidiano, lo llena de esperanza y nos compromete a vivir resucitados en ti. 

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s
 
En el silencio te velamos. Callan las campanas, se adormece el dolor. Se profundiza en la pérdida y se abre paso la esperanza. 
El silencio nos aplaca el dolor, en la soledad se escucha el rumor de la esperanza. 
LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

El Miércoles Santo comenzaba la Pascua de #JóvenesFI. A las 15:50 horas se abrió la conexión y, poco a poco, los jóvenes de distintas ciudades fuimos accediendo a la reunión: Albacete, Badalona, Bilbao, Crevillente (Alicante), Donosti, Burgos, Elche (Alicante), Granada, Madrid, Málaga, Marchena (Sevilla), Menorca, Murcia, Pamplona, Sevilla, Talavera de la Reina (Toledo), Vigo… e, incluso, dos jóvenes de Argentina.

Era un día de inicio, de encuentros y reencuentros, de caldear el corazón. Por ello, personas de diversos ámbitos decidimos sumarnos y no perder la oportunidad de celebrar, orar y reflexionar en comunidad: Jóvenes FI, monitores de Alcor, profesores, jóvenes que habían participado en distintas experiencias (campos de trabajo, experiencias de sentido sur, Pascuas, encuentros de Jóvenes FI…), acompañantes laicas e Hijas de Jesús.

En un primer momento se presentó la Pascua de este año, bajo el lema: REPÁRAME, CONTIGO TODO SE RENUEVA, basado en la técnica japonesa de Kintsugi. Esta antiquísima práctica consiste en usar oro o plata líquida para reparar objetos de cerámica. Dichos materiales se utilizan para soldar los fragmentos, lo que dota a la pieza final de gran valor, no solo por la presencia del metal precioso, sino también porque el objeto resultante se convierte en una pieza única, diferente al resto y especial.

Así, se explicó que el lema de la Pascua de Jóvenes FI plantea que, cuando algo está dañado, tiene una historia; y es precisamente la superación y sanación de la herida lo que lo convierte en algo aún más hermoso. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se visibilizan y se celebran. Las cicatrices se convierten en una prueba de imperfección y fragilidad, pero también de la resiliencia, la capacidad de recuperarse y hacerse más fuerte. 

Tras la presentación de la Pascua, todos y cada uno de los participantes nos presentamos serenamente. Poner cara y nombre a cada persona nos ayudó a crear un ambiente de intimidad y construir comunidad.  

Tuvimos, además, un rato de oración, de encuentro con el Señor de nuestras vidas, con Jesús. Fueron momentos para disponernos a vivir estos días, para “dejarnos hacer por Él” y, con un profundo compartir, Dios fue hablando a través de la comunidad y la reflexión… “¿Cómo vengo a esta Pascua? ¿Qué espero? ¿Qué necesito? ¿A qué me voy a comprometer? ¿Qué siento? ¿A qué me invita Dios estos días?”

Finalmente, terminamos el encuentro escuchando la canción 'Cosas de locos', con el deseo de volvernos locos por Jesús, por el Reino y vivir estos días a fondo y en comunidad. 

Equipo de Pastoral Juvenil Vocacional

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

El 2 de abril de 1869, la Madre Cándida sintió la inspiración mientras rezaba ante el altar de la Sagrada Familia en la Iglesia del Rosarillo de Valladolid. Sabía que quería hacer la voluntad de Dios y, para ello, debía fundar una nueva Congregación, con el título de Hijas de Jesús, dedicada a la salvación de las almas, por medio de la educación e instrucción de la niñez y juventud.

Y así lo hizo. Dos años después, en Salamanca, fundó oficialmente una Congregación que, con el tiempo, terminaría expandiéndose por el mundo.

Disfruta del video del Rosarillo, que forma parte del proyecto «El Camino de la Madre Cándida», planteado con motivo del Año Jubilar

LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s
 
¡Santa Cruz, con tu fuerza nos arrastras!
Felices quienes en la cruz descubren un camino, una búsqueda, un encuentro.
Felices aquellos  a quienes se les quedan marcadas en sus corazones las llagas, los rostros, las palabras, las miradas, las estrellas de los crucificados. 
LEER MÁS
0
0
0
s2smodern
powered by social2s